El CD celebra su 25 cumpleaños

El fuerte descenso de las ventas pone en duda si llegará a su tercera década.

Hace 25 años, el 17 de agosto de 1982, el primer Compact Disc (CD) salía de la fábrica del grupo electrónico Philips en Hanover (Alemania), provocando una revolución en el mundo de la música que nadie habría podido predecir. Por su alta calidad de sonido y su alta resistencia a los arañazos, marcó el principio del cambio de la música analógica a la digital.

“A finales de los años 70, no podíamos pensar que un día las industrias del entretenimiento y la informática optarían por el CD digital para almacenar el volumen creciente de programas y películas”, explica Piet Kramer, que participó como ingeniero en el desarrollo del CD.

“Comenzó como algo pequeño, como la mayoría de las revoluciones”, cuenta Paul Solleveld, portavoz de la organización holandesa de la industria del entretenimiento NVPI, pero ya desde los años 90, el CD prácticamente derrocó al disco de vinilo y su uso se amplió a nuevas aplicaciones, como las del CD-Rom o el DVD. En estos 25 años, se han vendido unos 200.000 millones.

Los primeros CD, de Abba y von Karajan

Inicialmente, Philips desarrolló la idea de grabaciones digitales de imágenes y desarrolló en 1978 un CD de color de tamaño de un disco de 33 revoluciones, pero el videodisco fue despreciado por el público. Este fracaso incitó a los ingenieros de Philips a realizar un disco más pequeño dedicado únicamente a almacenar sonido y ya en 1979, la compañía se alió con Sony para diseñar el nuevo disco de audio digital.

En los meses que siguieron, los responsables tuvieron que tomar muchas decisiones, tales como el diámetro del disco. En un principio, pensaron en un disco con capacidad para una hora de audio, pero más adelante optaron por una duración de 74 minutos, para que se pudiera escuchar completa la novena sinfonía de Beethoven.

En el verano de 1982, el nuevo formato veía la luz. Sus inicios son modestos, limitándose a la grabación del disco The Visitors de ABBA, uno de los grupos estrella de Polygram, filial de Philips, y una grabación de la Sinfonía Alpina de Richard Strauss bajo la batuta de Herbert von Karajan.

La música clásica, en alta definición

En un primer momento, Philips solamente produjo 200 ejemplares, principalmente de música clásica, porque su calidad sonora superior era ideal para los melómanos. Éstos son en un primer momento los más entusiastas ante el CD, más que los fans del pop y el rock y, según las previsiones de Philips, más predispuestos a adquirir un producto que era más caro que el vinilo.

Además, las grabaciones en CD revelaban sonidos imperceptibles en un vinilo. “Una de las primeras grabaciones del pianista chileno Claudio Arrau para Polygram reveló que jadeaba y protestaba al tocar. En los vinilos no se le oía, pero en un CD el sonido es cristalino”, explica Frank van den Berg, miembro del equipo de Polygram encargado del desarrollo del CD.

Cuando se pusieron a la venta los primeros discos compactos, en noviembre de 1982, el catálogo ya había ascendido a 150 títulos. Primero llegaron a Japón y, cuatro meses después, a Europa y Estados Unidos. Entonces la venta de discos compactos empezó a despegar y ya había más de 1.000 títulos en el mercado.

¿Llegará a los 30 años?

El CD despegó lentamente y en 1985 un grupo estrella de la época, Dire Straits, realizó el disco Brothers in Arms, la primera grabación exclusivamente digital. Este álbum vendió más de un millón de ejemplares y estableció al CD como el soporte del futuro para la música.

“A finales de los años 80, las ventas despegan realmente y culminan en 1991. Desde ahí, bajan”, indica Solleveld. Con el aumento de la música descargable, los lectores MP3 y soportes populares como el iPod, algunos dudan de que el CD alcance a cumplir los 30 años.

Mientras las ventas de los discos compactos caen, las de música digital crecen rápidamente y podrían alcanzar un cuarto de las ventas musicales de aquí a 2010, según la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI). Sin embargo, Paul Solleveld es optimista. “En cierta medida, el CD ha sido reemplazado por las descargas y los MP3, pero creo que siempre tendrá un hueco”, afirma.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s