Las mujeres toman el control del espacio

La coincidencia de las dos astronautas Whitson y Melroy en la EEI se convierte en un acontecimiento histórico que en España se valora muy positivamente.

Han pasado ya más de cuatro décadas desde que la piloto rusa Valentina Tereshkova realizase una travesía espacial de casi tres días. Desde entonces, 46 mujeres, en su mayoría estadounidenses y rusas, han participado en los grandes hitos de la carrera espacial, batiendo récords de permanencia en el espacio o de complicadas labores fuera de las naves.

Hoy, el encuentro de las astronautas Peggy Whitson y Pamela Melroy ha hecho historia. Por primera vez, la tripulación que llega y la que ya está en la Estación Espacial Internacional (EEI) están comandadas por mujeres.

El trasbordador Discovery se ha acoplado a las 12.40 GMT (14.40 hora peninsular española) y las compuertas que lo comunican con la EEI se han abierto dos horas después. El recibimiento a los recién llegados, con el tradicional repique de la campana naval por parte de Whitson, se ha celebrado entre risas, aplausos y abrazos.

Astronautas con una amplia experiencia

En su segunda misión espacial, Peggy Whitson, bióloga de 47 años, se convirtió el pasado día 19 en la primera mujer en asumir el mando de la EEI, una estructura de 220 toneladas de peso que orbita a unos 380 kilómetros de la Tierra. “Esto nunca ha ocurrido antes”, explicó entonces un portavoz del Centro de Control de Vuelos Espaciales (CCVE) de Rusia, “ni en la estación orbital Saliut ni en la estación espacial Mir”.

Con sólo un año menos, Pamela Melroy, piloto retirada de la Fuerza Aérea de Estados Unidos y veterana de la primera Guerra del Golfo, es la segunda mujer que lidera una misión espacial, después de la astronauta Eileen Collins.

Whitson y Melroy convivirán durante diez días en la EEI y, junto a sus tripulaciones, coordinarán la instalación del módulo Harmony al laboratorio principal de la estación, el Destiny.

Modelos de referencia para las niñas

En España, la noticia ha sido acogida con gran entusiasmo. Soledad Murillo, Secretaria General de Políticas de Igualdad (en la foto de la izquierda), considera que las astronautas “se han convertido en pioneras”.

“Decidieron hacer carrera donde no tenían modelos femeninos de referencia y ahora se constituyen ellas mismas en referente para las niñas”, añade Murillo. Este acontecimiento, dice, sirve para abrir muchas puertas y “demostrar que ellas también pueden estar ahí, jugando papeles importantes en la conquista del espacio”.

La secretaria de Políticas de Igualdad destaca también la decisión de la NASA “por depositar su confianza en ellas, liberándose de los prejuicios y valorando su talento y su currículo por encima de todo, sin pensar si son hombres o mujeres”.

El espacio, un medio dominado por los hombres

Eulalia Pérez Sedeño, directora general de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) , recuerda que, aunque hoy en día haya que destacar este tipo de acontecimientos, la historia de la astronomía ha estado siempre muy ligada a las mujeres.

La directora de la FECYT considera así mismo que “es muy importante que en una profesión tan claramente dominada por los hombres intervengan mujeres y además tomen decisiones. Es una forma más para que se normalice la presencia femenina en campos científicos y tecnológicos”.

Sin embargo, Eulalia Pérez Sedeño apunta que sigue habiendo “muy poquitas mujeres con comparación con los hombres”. Y cree que es fundamental incidir en la educación en políticas de igualdad y hacer ver que “no existen profesiones que no sean adecuadas para las mujeres”.

En España, la directora de la FECYT lamenta que “se produzca una pérdida de mujeres a lo largo de la carrera académica y profesional”. Esto explica que haya mayoría de mujeres en muchos estudios científicos y tecnológicos y que, por el contrario, existan pocas catedráticas.

Educar en la igualdad

Yolanda Basteiro, presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas, valora positivamente la noticia y coincide con Eulalia Pérez Sedeño en la presión social que se ejerce sobre las mujeres, que les impide dedicarse a estas profesiones . “De forma no consciente, se les anima a optar por otras salidas profesionales y, si es difícil acceder a un empleo, aún más a cargos de responsabilidad”.

“Lamentablemente”, continúa Basteiro, “no se ha conseguido plena igualdad en ningún país por lo que todavía nos queda mucho camino por recorrer”.

Publicado en ADN.es el 25 de octubre de 2007.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo espacio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s