El nuevo Asimo es capaz de trabajar en equipo

Las nuevas tecnologías que incorpora se están probando ya en las oficinas centrales de Honda en Japón, donde los robots atenderán hasta finales de enero a los visitantes.

Asimo vuelve a sorprender. Si el pasado mes de septiembre, Barcelona pudo comprobar cómo este robot humanoide desarrollado por Honda podía caminar, correr, subir escaleras, bailar al ritmo de la música, dar la mano y servir el café, ahora son los propios trabajadores de esta compañía japonesa los que han podido descubrir una nueva faceta: los Asimo se relacionan entre ellos.

La nueva versión del robot de Honda se prepara para dar un paso más en su intento por convertirse en un elemento útil para las personas y, en sus oficinas centrales de Aoyama (Japón), inició ayer un periodo de pruebas en el que, hasta el 31 de enero del año que viene, guiará a los visitantes y les ofrecerá refrescos, mientras sus creadores le observan atentamente y analizan cómo se enfrenta a los retos de trabajar en un entorno real.

Con sus 54 kilos de peso y sus 130 centímetros de altura, Asimo cuenta ahora con una serie de tecnologías de vanguardia que le permiten interactuar con sus iguales, cargar su batería de manera autónoma cuando sea necesario y predecir el movimiento de las personas para poder esquivar los obstáculos.

Un poco más ‘inteligente

Después de verle correr a 6 kilómetros por hora, desplazarse con autonomía y coordinarse con las personas, los visitantes de la sede de Honda en Japón podrán comprobar cómo ahora es capaz de trabajar en equipo, compartiendo tareas y proporcionando un servicio ininterrumpido a las personas porque, si un Asimo se está recargando, habrá otro que le sustituya.

Este avance, además, hace más eficiente el trabajo de los robots, ya que, después de calcular la distancia entre cada Asimo y el lugar donde se tiene que realizar la siguiente tarea, y teniendo en cuenta la batería que les queda, tomarán la decisión más adecuada y la llevarán a cabo.

Como identifican automáticamente el nivel de batería, cuando ésta llega a un mínimo, la opción será dirigirse hacia la estación de carga más cercana para recargarse.

En estos desplazamientos, el robot de Honda también se ha hecho un poco más inteligente. Ahora ya no sólo detecta el movimiento de las personas que se le acercan, sino que también lo predice. Después de verlas a través de las cámaras instaladas en sus ojos, calcula la dirección y la velocidad que llevan y escoge el camino más apropiado.

Publicado en ADN.es el 12 de diciembre de 2007.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo robótica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s